La Jicara - Arthur Wolfinguer IntroArt

Poesía IX

Poesía IX

La batalla había empezado,

los coreanos no eran los malos.

Sin embargo, los hijueputas yankees

con sus rubias cabelleras,

sus dos metros de altura

y su blanca piel curtida,

fueron los primeros en cantar la guerra.

El ángel hizo sonar la Trumpeta

que despertó al gran C'tulhu.

El negro tenía la culpa,

los judíos lo sabían,

Kennedy no lo dijo,

pero,

todo medio oriente lo sabía,

lo decía la Biblia,

mientras seguían las protestas en Venezuela.

Había iniciado la guerra… 

Copyright

© Salvador Gutiérrez "Arthur Wolfinguer"

 

UnderC2-Remodelacion2