LaJicara - Educacion IntroArt

NICA-ESTADOUNIDENSE

betty-001_20170425-224536_1
Conozco una mujer extraordinaria que nació hace más de 30 años en Nicaragua y siendo una bebita de dos años, se trasladó a Estados Unidos con su papá y mamá. Desde entonces ella, su hermana y sus padres viven en aquel país, manteniendo el abrazo con el terruño en viajes de vacaciones esporádicos, cada vez que el trabajo, los estudios y demás ocupac...
Continuar leyendo
1147 Hits

LA HORNILLA por Juan Ramón Falcón

LA HORNILLA por Juan Ramón Falcón

En algunas casas todavía se les puede ver en un relegado cuartito de cocina en el interior, mostrando su energía de fuego, su llama visible y viva, como anunciando que todo está bien, mostrando sus brasas encendidas amontonadas en los extremos de las tres o cuatro rajas de leña, justo debajo de las ventanas del fogón donde se colocan la jarra del café, el comal de las tortillas y la olla de los frijoles.

Ver en la actualidad una hornilla es como abrir una llave que deja salir nuestros recuerdos con toda la dinámica de nuestras vidas de niños, cuando nuestras madres desde muy temprano, eran las primeras en dejar la cama para hacer música con sus manos palmeando la masa del maíz nesquizado, sobre el rústico molendero de madera.

Era sabroso quedarse entre-dormido, haciéndonos los perezosos, escuchando el sonido de las palmas de la mamá mientras el humito del café llegaba como un animalito con alas y nos invitaba a levantarnos de la cama. Cuando lo hacíamos, ya estaba lista la tortilla con cuajada, los huevitos y frijoles, y el pocillo de café, delicioso desayuno, de nuestra niñez, que aún hoy quisiéramos encontrarlo siempre en nuestra mesa.

En ocasiones cuando la madrugada todavía era oscura, la hornilla era la más importante fuente de luz en el ambiente de la cocina. Era el relevo o el refuerzo de la luz del candil que  desplazado en importancia parecía mostrar sus celos haciendo bailar la debil llama amarilla para aromatizar con el humo a queroseno el pequeño espacio.  La hornilla también era fuente de calor, pues allí nos juntábamos todos, en los días de diciembre y enero cuando el frío nos invadía completamente y mientras hablábamos, nos quedábamos muy juntos, con los hombros encogidos como queriendo hundir la cabeza en el cuerpo, estirando y frotando las manos frías casi con deseos de acariciar las llamas que se asomaban entre las ventanas de la hornilla. En ese estrecho espacio de la cocina las voces eran alegres y se escuchaban amplificadas, como si quisiéramos mostrar nuestra energía renovada para iniciar con optimismo el nuevo día de trabajo.

Continuar leyendo
422 Hits

EL DOLOROSO ORIGEN DE LA PALABRA "TUANI" por Juan Ramón Falcón

EL DOLOROSO ORIGEN DE LA PALABRA "TUANI" por Juan Ramón Falcón
Francisco Malespín fue un político y militar salvadoreño, enmarcado en el cruento período de guerras, confrontaciones y conflictos de la Centroamérica que quedó después de la Independencia. En cada país habían surgido grupos que se enfrentaban y que irrespetaban las frágiles fronteras, apoyando a sus afines o atacando a sus contrarios. Es así como Malespín, quien había conquistado la presidencia de El Salvador, decide dejar en el poder al Gral Eufracio Guzmán y a su hermano Calixto Malespín para venir a invadir con sus tropas a Nicaragua, específicamente,la plaza de León dominada por liberales. Desde el 26 de noviembre de 1844 hasta el 13 de febrero de 1845, se marcaría un período doloroso para los leoneses, uno de los peores derramamientos de sangre que recuerda la historia nuestra. Malespín y su tropa dirigida por generales salvadoreños, hondureños y costarricenses dejaron en cenizas la ciudad el 19 de enero de 1845, después de saquear los sitios religiosos, robar y matar a civiles de todas las edades incluyendo niños, a la vez que violaban a jovencitas que luego mataban y descuartizaban.  Como un pequeño detalle de aquel desastre un diario publicaba: (Fragmento tomado de la Historia Moderna de Nicaragua. Complemento a mi Historia de Nicaragua., escrito por José Dolores Gámez. Biblioteca Virtual “Enrique Bolaños” ): "A la verdad, agrega el autor del diario, que hemos citado antes, era un espectáculo bien doloroso encontrar en medio de los escombros humeantes, los cadáveres asados de las madres con sus tiernos hijos en los brazos y de los ancianos en ademán todavía suplicante, pasados por las bayonetas, mientras los de muchas jóvenes en la flor de su edad, yacían despedazados por los perros en las calles"Solo la posibilidad de perder la presidencia en El Salvador tras recibir la noticia de que los liberales salvadoreños se habían levantado en armas contra él, hizo que el sanguinario Malespín, acelerara el regreso llevándose a través de Puerto El Realejo, el cuantioso botín que había conformado en los dos meses de posesión de la ciudad. Tristemente, mientras esto ocurría, en Masaya y Granada, los conservadores celebraban con alegría y tomaban posesión de los restos dejados por la truinfante campaña del invasor Francisco Malespín.De este doloroso pasaje de la historia nuestra, heredamos también unas cuantas palabras que son parte del argot inventado, como clave militar, por el general salvadoreño, y que se conoce en nuestro lenguaje popular como “Malespín”Podemos mencionar palabras como: nelfis (nalgas), Penefi (Managua), Pelis (malos) jincho (indio) breteji (brete, breti) : trabajo frendi (grande , fornudo), cedania (cadena), tuani (bueno), nicha (niche): noche (Esta palabra también es usada para referirse a una persona de raza negra.) y muchas otras más.La clave para conformar el argot consistía en sustituir algunas letras en las palabras: a por e, i por o, b por t, f por g, p por m, y viceversa. Pero hay que decir también que con el tiempo y con el uso algunas palabras han variado de tal manera que no mantienen la norma aunque fácilmente se puede llegar a la conclusión que son parte del argot en mención.Además de Nicaragua, también Costa Rica conserva en su lenguaje popular el uso de algunas de ellas. "tuanis" (buenos) "pelis" (malos) , “brete” ( trabajo). Mencionaba antes que a veces se dan pequeñas variantes, por ejemplo, mientras en Nicaragua se usa la palabra “Tuani”, en Costa Rica el mismo significado corresponde a “Tuanis”. Curiosamente, algunas de estas palabras, de común uso en el argot popular costarricense, son defendidas por muchos como derivadas del inglés, así que “Tuani” viene supuestamente de Too nice y “brete” (trabajo) de bread (ganarse el pan de cada día)Si consultamos el diccionario de la Real Academia Española, encontraremos la definición de varias de esas palabras. Yo solo voy a mencionar la palabra “tuani” que está definida de la siguiente manera: 1. adj. El Salv. y Nic. Dicho de una cosa: tuanis (‖ de excelente calidad). Con esto, ya podemos decir que el mismo que nos heredó una de las páginas más sangrientas de nuestra historia también dejó sus huellas marcadas en algunas palabras de uso común en nuestro lenguaje popular, que además ya han sido acuñadas como de uso correcto por la Real academia de la lengua. ¿No creen ustedes que es tuani saberlo?Juan Ramón Falcón Masaya, marzo, 2015 
Continuar leyendo
7310 Hits

La palabra RECULAR por Juan Ramón Falcón

La palabra RECULAR por Juan Ramón Falcón

Recuerdo que cuando yo era niño, la palabra “Recular” era muy usada en nuestro norte querido. Yo mismo era uno de los que además de escucharla, la usaba cada vez que tenía que dirigir al conductor de alguno de los camiones que entraban a cargar los chanchos que mi papá se llevaba a vender a El Salvador o a Costa Rica allá por los años 60s y 70s.

¡Dele, dele, recule, recule! ¡Dele más…siga recto… recto.…un poquito a la izquierda… ahora un poquitito a la derecha, dele…enderécese… despacio, recule un poco más… va despacio. suave….ay ta bueno!.

La palabra comenzó a usarse mucho antes de que existieran los carros, para hacer retroceder un caballo o un macho ya fuera montado en él o no, o dirigiendo a los bueyes con el arado, o a los caballos o bueyes que tiraban del coche o de la carreta. Recular era caminar hacia atrás, y la palabra hacía referencia al trasero del animal.

El diccionario de la Real Academia Española lo tiene en sus páginas desde 1737, y según su etimología, viene de la expresión francesa “reculer” derivado de “cul” que en español se refiere a el “culo”. De allí se deriva también la palabra “reculones” usada en la tauromaquia para hablar de la res que anda hacia atrás por falta de bravura o para preparar su embestida. La palabra desde su origen ha tenido una connotación de cobardía. En las batallas se hablaba de “recular” cuando uno de los contendientes hacía la retirada.

Continuar leyendo
468 Hits

TUCO, TUNCO, MANCO, COTO Y SONTO

TUCO, TUNCO, MANCO, COTO Y SONTO

Existen algunas palabras que nos hacen retroceder en el tiempo, a la época que fuimos niños. Algunas ya ni se usan o se usan muy poco. Una de esas palabras es "Tuco", sinónimo de pedazo. Es una palabra que no aparece registrada en el diccionario de la RAE pero que de repente podríamos escucharsela a alguien en países como El Salvador, Honduras Nicaragua y Costa Rica. Ejemplo: “Tuco´e pan”, ´”tuco´e queso”, o exclamativa para exaltar: “tuco d´hembra”. El significado o el origen de “Tuco” podría tener algo que ver con el de otra palabra que se le parece: "TUNCO” que significa, mutilado, acortado o corto. Allá en nuestros pueblos del norte de Nicaragua, “tunco” es un machete cortado a la mitad o cortado de acuerdo a la necesidad, que sirve para limpiezas más cuidadosas en los cultivos. Otro significado de “Tunco” nos refiere a alguien a quien le falta un brazo. Tunco y manco pueden significar lo mismo en alguien a quien le falta un miembro, pero “manco” es más específico pues se refiere a alguien a quien le falta una mano. Pero si alguien no quiere ser tan específico puede usar la palabra “coto” y con ella estaría hablando de alguien a quien le falta un brazo o una pierna o una mano. Y como el lenguaje se puede acondicionar, también se puede usar “cotito” para no resultar grosero. Otra palabra con cierto parecido a "tunco" y "manco", tanto en significado como en pronunciación es “sonto” usada para referirse a alguien o a algo que le falta una oreja. Tunco, sonto y manco son palabras que se encuentran en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, pero la palabra “coto” no aparece registrada, o más bien si aparece pero con un significado que nada tiene que ver con el que nos interesa en este momento.. Las cinco palabras son regionalismos centroamericanos. Y si quieren un pequeño trabalenguas, los invito a leer de corrido las palabras de las que hemos hablado, repitiéndolas: Tuco, tunco, manco, coto, sonto, repito, coto, manco, tunco, tuco. A ver si pueden.

 

Juan Ramón Falcón17 de septiembre 2016

 

Continuar leyendo
519 Hits

UnderC2-Remodelacion2