La Jicara Juan Ramon Falcon IntroArt

COREA DEL NORTE, UN ÁTOMO POR LA PAZ

COREA DEL NORTE, UN ÁTOMO POR LA PAZ

Dijo hoy el vice-presidente de Estados Unidos: "A Corea del Norte no le iría bien si pone a prueba el poder de las fuerzas armadas de Estados Unidos en esta región" Y a quién le iría bien, pregunto yo. ¿Será que el señor Mike Pence cree que a EUA le iría bien? Corea del Norte ha asegurado que ante una ofensiva militar estadounidense se defenderá con un ataque nuclear. ¿Quien ganaría algo con un ataque nuclear? Nadie. Absolutamente todos saldríamos perdiendo.

Manía la del gobierno estadounidense de victimizarse, para justificar sus ataques criminales, que solamente favorecen a un pequeño grupo de su élite de super-ricos y que jamás favorecen a los pobladores comunes (ni a los estadounidenses, ni a los habitantes del país agredido). Recordemos Afganistán, Iraq, Libia, Siria, sólo para mencionar los más recuentes. Ninguno de esos países está mejor de lo que estaban al momento que el arrogante señor de la guerra (EUA), decidiera ir a "ayudarles". Desde entonces lo que reina en esos lugares, es caos, muerte, destrucción, extremismo, locura, y el peor éxodo de todos los tiempos.

Pero aun cuando estas guerras han sido tremendamente destructivas con un efecto terrorista expansivo global muy dañino, jamás ese efecto se podrían comparar al de una guerra nuclear, por muy pequeña que esa guerra llegará a ser.

¿Saben cuántas bombas nucleares tienen a disposición, los honorables señores del llamado "Club Nuclear"? El numero anda entre 32 mil y 45 mil proyectiles explosivos de exterminio masivo. Si comparáramos el poder destructivo de este arsenal globalizado, con aquellas pequeñitas bombas que EUA lanzó hace 72 años sobre Hiroshima y Nagasaki, que asesinaron a unas 250,000 personas y acabaron con toda vida animal y vegetal de esas dos ciudades japonesas, concluiríamos sin ninguna duda que aquellas eran unas bombitas de juguete.

A manera de ejemplo, hablemos solamente de la Bomba de Hidrógeno o Bomba H, una de las tantas de nuestros días. La Bomba H es tan terrible, que si hablamos de la "Bomba del Zar", desarrollada por la Unión Soviética en 1961, esta resulta ser unas 3800 veces más poderosa que la "Litle Boy" estadounidense que fue lanzada en Hiroshima en 1945. En la actualidad esta bomba rusa tiene sus similares en otros países como EUA, Francia, Reino Unido, y otros. El año pasado Corea del Norte, anunciaba que se había sumado "con orgullo a los países nucleares más avanzados que poseen la bomba H" Si una Bomba H, de 500 megatones, tan solo una, explotara a una altura de 30 kilometros, incendiaría el suelo de unos 300 kilómetros de diámetro, esto equivale a que destruiría tres cuartas partes de la superficie de Nicaragua.

Es decir, con solo una pequeñísima parte de los más de 40,000 armas nucleares del arsenal mundial que pudieran ser usadas, ya sería una catástrofe inimaginable con un efecto inmediato devastador para toda la humanidad, que afectaría aún más la capa de ozono, que provocaría una dispersión de isótopos radiactivos, que crearía trastornos climáticos diversos y afectaría enormemente la salud humana, animal y vegetal. Pero además, científicamente está comprobado que los efectos radiológicos de las bombas persisten en el tiempo, afectando con daños ambientales y el desmejoramiento de la salud, por ejemplo, aumentando la incidencia de los diferentes tipos de cáncer u originando efectos secundarios a largo plazo como mal formaciones congénitas, mutaciones, ceguera, etc.

Ocho años después que EUA estrenara el asesinato masivo nuclear en las dos ciudades japonesas, Dwinght D. Eisenhower pronunció un famoso discurso ante la Asamblea de las Naciones Unidas, que más que esconder la vergüenza, a la larga, terminó justificando el desarrollo masivo de las bombas en la nueva era nuclear. Dijo: "Mi país desea ser constructivo, no destructivo. Desea acuerdos, no guerras, entre naciones. Desea él mismo vivir en libertad, y en la confianza de que los pueblos de todas las otras naciones disfrutarán igualmente del derecho de elegir su propio modo de vida". Pero fue justo con ese discurso de Eisenhower que se legalizó y perpetuó la mortífera industria nuclear bajo la premisa de la búsqueda de la paz. El cinismo fue tanto que el nombre escogido fue "Átomos para la paz". Desde entonces este crimen contra la humanidad no ha parado con sus siniestras pruebas nucleares, sin que a nadie le importe el daño que esas pruebas le ocasionan día a día a la humanidad.

Ojala se sentaran un día, como seres racionales y honradamente decidieran acabar con el mal. Ojalá un día, todos estuvieran dispuestos a destruir sus reservas de armas nucleares. Ojalá digo, pero estoy convencido que desearlo, no es más que un sueño irrealizable pues el poder de estos criminales no tiene nada de honradez y en cambio, mucho de hipocresía, así que a lo sumo solamente llegarían a hacer compromisos de fachada, tal como ha ocurrido desde 1991, con los llamados: START I, START II, START III (Tratado de Reducción de Armas Estratégicas) firmados por Rusia y EUA, que no han pasado de ser simple papel mojado.

Recientemente, en marzo, la ONU, presentó una propuesta para la prohibición total de las armas nucleares y los países que se han opuesto desde el inicio al proyecto, son los que más armas nucleares poseen: EUA, Rusia, Francia, Inglaterra e Israel y los que se han abstenido en la aprobación, que para el caso es lo mismo a oponerse, son China, India y Paquistán. Curiosamente son la mayoría de esos países los que justamente condenan a Corea del Norte por su también irresponsable carrera bélica nuclear. ¿No les parece que hay algo aquí que no cuadra con la lógica? Pero ademas ¿Con qué solvencia moral, estos países, le exigen a este país que renuncie a su locura nuclear?

Corea del Norte es un país aislado, auto aislado, que vive su propia vida, con una forma de gobierno diferente. Un país que me da la impresión de no estar interesado en crearse problemas, aparte del que tiene, por razones lógicas, con sus hermanos de Corea del Sur, un conflicto que podría ser manejable si no existiera en medio la injerencia de EUA. Corea del Norte es un país que pasaría totalmente desapercibido si no fuera por el acoso permanente de los medios pro-guerreristas occidentales. Es cierto que es un país con un gobierno extraño; que posee, desarrolla y acciona peligrosísimas armas nucleares, lo cual es condenable. Pero por qué sólo a este país se le condena. ¿Por qué no se condena con la misma fuerza a Israel que tiene un desarrollo de armas nucleares secreto y sin control, que igual que Corea del Norte vive haciendo pruebas nucleares? A diferencia de Israel que vive en permanente crimen contra los palestinos, Corea del Norte no ha agredido a nadie y cada vez que muestra los dientes es sólo porque el nivel de acoso de los países soberbios no le da otra opción para defenderse.

Ningún país, por poderoso que sea, debiera creerse con derecho, a imponerle a otro un determinado comportamiento, ni moral, ni religioso, ni político, ni de ningún tipo. Y mucho menos cuando las acciones de esas poderosas naciones, sus rostros ocultos y sus discursos demuestran que no tienen autoridad moral para hacerlo. Los comportamientos de soberbia, de intromisión extranjera, sólo terminan deslegitimando las reales y justas luchas de los pueblos por lograr alcanzar su integral independencia, superar sus defectos, errores y fallas internas. Si los arrogantes no se entrometieran, las soluciones serían más fáciles y todos tendríamos más armonía en el mundo.

Hay que entenderlo bien: no es Corea del Norte quien tiene la llave de esa guerra.


Masaya, Nicaragua,

18 de abril de 2017..

Copyright

© Juan Ramón Falcón

 

UnderC2-Remodelacion2