La Jicara Juan Ramon Falcon IntroArt

DE CUNDEGA, SIÑOR.

"Di Cundega Siñor"

A principios de 1900, algunos pobladores de Condega, para responder la pregunta "De dónde es usté, ¿amigo?", lo hacían con la frase: "Di Cundega Siñor", seguida de una inclinación de cabeza que era una reverencia, al tiempo que blandían la cutacha que cargaban siempre y que al rozarla en forma de abanico sobre el suelo, chispeaba al golpear las pequeñas piedras. Era una época donde los hombres desde muy temprana edad procuraban aprender a usar la cutacha para atacar y defenderse, pues en cualquier momento podría concertarse un duelo por algún desacuerdo u ofensa. Los más habilidosos eran llamados "espadachines". Alguno de ellos, alardeando de sus capacidades se acostaba en el suelo mientras le pedía a algún amigo, que sin ningún cuidado tratara de pegarle algún cutachazo. El amigo tomaba en serio la propuesta y sin preocuparse por nada cumplía al pie de la letra lo sugerido, entonces el "espadachín" , mostrando destreza en los veloces movimientos, con su cutacha se quitaba los filazos lanzados. Las chispas saltaban cada vez que las cutachas se encontraban. Pobladores de Pire, La Labranza, Potrerillos y, las comunidades de Pueblo Nuevo: La Pava y La Palagua entre otros, tenían fama en estas habilidades. La expresión "Di Cundega, Siñor" acompañada del movimiento con la cutacha, era una respuesta que llevaba implícito, un saludo, una reverencia y un estado de alerta, cada vez que estos pobladores se encontraban en tierras lejanas en búsqueda de trabajo.  

 

UnderC2-Remodelacion2