La Jicara Juan Ramon Falcon IntroArt

UN CRIMINAL LLAMADO ARABIA SAUDITA

ARAB

Arabia Saudita es uno de los estados más poderosos de la tierra. Fue constituido en 1932 y desde entonces ha estado gobernado por la dinastía de la familia Saud cuyo poder ha crecido enormemente a partir de que en 1945, el rey Abdulaliz, se puso incondicionalmente bajo la sombra protectora de Estados Unidos, en un idílico abrazo que no ha tenido traspies y que cada vez se hace más fuerte, más sangriento y más aberrante.

El petróleo es la fuente de poder que le permite a ese gobierno, ser un criminal permanentemente señalado por todos, pero a la vez tolerado y hasta amado por quienes se arrogan, en otras latitudes, la defensa de la democracia, la justicia, los derechos humanos y otras mentiras. Los países poderosos, auto proclamados jueces globales no ven la injusticia, ni la permanente violación de los derechos humanos cometida por Arabia Saudita. La familia Saud no será jamás enjuiciada, ni será sometida a invasiones, sanciones económicas, y ni siquiera al socavamiento del gobierno que ellos presiden, como sí ocurre con otros gobiernos legítimos, sobre los cuales, esos países poderosos, lanzan campañas de desestabilización sin escatimar tiempo ni recursos.

Cualquiera que revise los derechos humanos en Arabia Saudita, quedará sorprendido, no sólo por las permanentes violaciones, o por la amplitud del abanico, sino por el uso de métodos medievales de castigo. En las penalidades legales se incluye el castigo físico, azotes, la tortura, y la pena capital que en muchos casos se ejecuta a través de la lapidación o muerte a pedradas (que castiga el adulterio de mujeres), o la decapitación y crucifixión. Estos castigos se hacen públicamente aplicando la ley islámica o sharia. En la crucifixión por ejemplo, la persona primero es decapitada y luego su cabeza es cosida al cuerpo, y a continuación el cuerpo es crucificado y exhibido en una plaza pública hasta que se descompone y es devorado por los animales, con el objetivo de disuadir. Y como decíamos, el abanico de violaciones es grande, y son muchísimos los tipos. Hago un resumen de lo que Wikipedia, expone sobre el asunto: A las mujeres prácticamente no se les permite trabajar, sólo el 5% de la fuerza laboral saudí son mujeres, tampoco pueden conducir vehículos automotores, los hombres saudíes pueden casarse en países vecinos con niñas de 7 años y luego llevar a sus "esposas" a Arabia Saudíta para ser tratadas como esclavas sexuales o forzadas a ejercer prostitución. La discriminación es permanente por causas étnicas y religiosas. La legislación saudí no reconoce la libertad religiosa y la escasa libertad que existe es extraordinariamente controlada. Por ejemplo, los chiítas que representan el 10% de la población saudí, no pueden construir ninguna mezquita o centro religioso, y hasta tienen restringido el uso de los nombres para sus hijos para evitar que alguno de ellos quiera ocultar su identidad chiíta. Tampoco pueden acceder a cargos de ministros del gabinete, alcaldes o jefes de policía. Y similarmente ocurre con otras minorías religiosas como la cristiana. El gobierno saudí, también mantiene un control absoluto de censura en los medios de comunicación de audio, video o prensa escrita incluida televisión, radiodifusión y recepción de internet. Los sindicatos también están prohibidos y también las manifestaciones o cualquier acto público organizado por disidentes políticos. Según la "Comisión Islámica de Derechos Humanos" con sede en Reino Unido, en el 2012, los prisioneros políticos llegaron a ser 30,000, tras los sucesos de la Primavera Árabe en ese país. Y se estima que hay unos 70 mil personas sin patria, porque aun cuando son personas nacidas en el país, la legislación les impide a las mujeres tramitar la ciudadanía de sus hijos.

Pero el problema de Arabia Saudita no sólo es interno, pues debido a que se rigen por la ideología político religiosa extremista, conocida como wahabismo, ese país es el principal impulsor y financiador de ISIS, Boko Haram, Frente Fatah Al Sham (Al Nusra), y de muchas organizaciones terroristas asociadas a Al Qaeda, organizaciones con las que ese gobierno pretende expandir su ideología radical extremista, ante la mirada irresponsable, cómplice y complaciente de los poderosos gobiernos occidentales que usan y acompañan activamente esos grupos terroristas, para acomodar la geopolítica regional a su interés y conveniencia.

Pero además, Arabia Saudita es el responsable desde marzo de 2015, de más de 10,000 yemeníes muertos y de la destrucción del país (Yemen) a punta de bombardeos indiscriminados que lanzan desde sus aeronaves, atacando escuelas de niños, hospitales, población civil, etc. La situación actual es tan dolorosa, que aquellos que se han salvado de las bombas mueren día a día a causa del hambre pues el cerco impuesto por los saudíes ha dificultado aún más la llegada de ayuda humanitaria.

La situación, producto de la locura alimentada y promovida por Arabia Saudí con la complacencia de los países occidentales, es tan alarmante, que la UNICEF, ha alertado que durante el 2017, morirán un millón y medio de niños por hambre en Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen.

Lo más deprimente es que estos criminales planetarios, que han expandido la inseguridad y han puesto el terrorismo a caminar las calles de cualquier ciudad del mundo, recientemente, en la visita que les hiciera el presidente Trump, han concertado con él, una de las compras de armas más grandes conocidas hasta ahora, nada menos que por 110,000,000,000 de dolares, para que estos criminales sigan ejecutando su locura de muerte. Trump, muy contento, dijo que con eso, lograría la creación de miles de puestos de trabajo en Estados Unidos.

La indefensión que vive el planeta a causa del poder corrupto de los poderosos gobiernos que no son más que representantes de las grandes corporaciones, de la industria de las armas, de la banca mundial y de otras vergüenzas, es preocupante y no debiera ser tomada con la tranquilidad y la indiferencia con la que el mundo la asume. ¿Cómo entender que en 2015, las Naciones Unidas (ONU), eligieran al Faisal bin Hassan Trad representante de Arabia Saudita para el puesto más alto sobre derechos humanos de esa organización? ¿Y cómo entender que la misma ONU, el 19 de abril recién pasado, haya elegido a Arabia Saudita como miembro secundario de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer? "Elegir a Arabia Saudita para proteger los derechos de las mujeres es como hacer a un pirómano jefe de bomberos de la ciudad", ha afirmado el director ejecutivo de UN Watch, Hillel Neuer. La única forma de entenderlo es si pensamos que el dinero todo lo compra y que el dinero representa la razón de ser del Poder que gobierna el mundo, del suprapoder invisible, del estado profundo, que se mueve y lo ejecuta todo a través de sus serviles gobiernos poderosos que tienen a este mundo tan en decadencia.

Para ilustrar un poco todo lo anterior, les invito a ver el siguiente video, advirtiéndoles que lo que verán, podría herir su sensibilidad: La decapitación de una mujer por autoridades públicas saudíes. http://www.israelvideonetwork.com/woman-beheaded-in-broad-…/

Juan Ramón Falcón
Masaya, 2 de junio de 2017.

 

UnderC2-Remodelacion2